Hola.

Bienvenidos a Darzuka.

Somos Jeff, Beti, Adrián, y Kevin.

¿Cómo un chico de 27 años que trabaja de vendedor en una tienda de ropa puede llegar a convertirse en su «mejor versión»?

Fragmentos extraídos de la novela «La Mina o (Hay leyes que no son las leyes de la lógica)»

Para comprar el libro haz click AQUÍ.

 

18

 o (Jimmy y el paraíso)

Jimmy, esun vendedor de la tienda Hugo Boss, del centro comercial «Red Horse Center». Un chico alegre de unos veinticinco años, de 1.77 m.,  caucásico ypálido, con unadelineaday rubia barba de candado;   brazosflacos del grosor de un cable «usb»  de celular;  piernas largas como salchichas yuna redondeada barriguilla   de baleromexicano. Le encantanlas alitas agridulces del «Pollo campirano», la cervezaoscura  Guinness de malta importada y lascomilonasnocturnasen la pizzería italiana «El Ornitorrinco Formaggio».  Jimmy,  está jodidamente obsesionado con un   Porsche clásico,   550 spyder,  biplaza con asientos de piel rojos, de 110 caballos de potencia, con motor 4 cilindros, 1.498cm completamente original.

Fantasea,  entrando al sitiocon una chaqueta de cuero, y pagando el automóvil plateado en efectivo, mientras fuma«Lucky Strike»  y mira por debajo de sus «Ray-Ban». En unsegundo, gira la llave y   sale disparadoen el porche,  a la casa de sunovia Carol de diecinueve años, mientras toda la gente lo observa y admiracomo el puto amo. Esa presunción, lo hace sentir bien momentáneamente.  La esencia de Jimmy, es adquirir cosas para ser aceptado y reconocido. Adicto a las emociones fuertes yal«vive el momento»   de forma estúpida.

Jimmy, constantemente fantasea deteniéndose en un semáforo con elPorsche platinado,  reluciente, y centelleante,  mientras un par de rubias delgadas con las   tetas bien paraditas y refulgentes,  lo miran fascinadas con ganas de follárselo. Minutos después, Jimmy, las aborda:

 

JIMMY

Suban, el viaje es sin retorno.

 

Vanagloriarse de su aparente éxito,  y extender los límites de su «yo» , ante los demás, son su motivación subyacente, recrearhipotéticas fantasías a todo el tiemposu hobby;  durante la comida;  en la regadera; en el almacén apodado «La Mina» ;  en sus tiempos libresy de ocio. Estas fantasía se hanconvertido en su pixel mentalfavorito desdeniño. Sobre todo cuando supadre lo sentenció:  «tú jamás tendrás dinero, menos unPorsche».

Jimmy, se prometió  destruir sulinaje consanguíneo de pobreza, e iniciar su viajepara volversemillonario. Su plan, era comprar ese viejo deportivo, para demostrarle a su padreque no tenía idea de quién era su hijo,  despuésacumularíacapitalparaemprender un negocio de lavado de autos con minas en bikini mojadas de enormes tetasy cerveza de barril en tarro para los clientes.

Había pensado el nombre perfecto del negocio: «Paraíso sobre ruedas». Sus planes eran vender elnombre comofranquicia en un par de años y moverse hacía los bienes raíces.

 

19

o (Mr. Ray y Jimbo)

 

El hombre anómalo, sui generis, y raro,  atravesó la entrada de la boutique«Hugo Boss»   en Los Angeles,  en una mañana soleada de diciembre, a unos días de víspera de Navidad, tras un incidentenoticioso quedaba vueltas por toda la unión americana:  «Escuelaincendiada por un niño en Boston».

 

 

MR. RAY

(«Escala Raymond» para romper elhielo y promover la plática con desconocidos)

Me gusta el calor de Los Angeles, no es como el frío de Boston;  ¿qué tal chaval, cómo vatudía del 1 al 10? — Quiero comprar un traje, azul marino clásico.

 

JIMMY

¡Genial! Déjeme pensar… mi día, mmhh… Un traje azul… ¡Ahora mismo se lo busco, no se preocupe!

 

 

 

MR. RAY

(colocandoun billete de $100 dólares en el bolsillo derecho del vendedor, en los primeros tres minutos de conocerlo)

 Pensar no sirve demucho.  ¡Siente!

 

JIMMY

  (totalmente sorprendido porla acción del desconocido y con una sonrisa de sorpresa, tocando el billete por encima de la camisa)

 ¡Mmmm, mi día del uno al diezzz!.. un siete diría yo, ¿y usted?

 

MR. RAY

(sonriendo y moviéndose suavemente entre la duelade la tienda, dentro de un campo protector)

 Eso es muy bajo chico, debes elevarte.  Todos mis días son 11, sin excepciones,  y aún no sé cómo diablosllegué aquí.  Parafraseando a William James:

 

«No puedes elegir las circunstancias, pero sí la actitud para enfrentarte a esas circunstancias.»

 

JIMMY

(contaminado por la energía de Mr. Raymond)

 ¡Cuánta razón tienen esas palabras!: «La actitud». ¿Cuál es el secreto para esa alegría ?

 

MR. RAY

 La alegría no contiene secretos.

 

JIMMY

 Tiene razón Mr.;  siete es muy bajo. Deme un minuto,   para   ir a «LaMina». Le sugiero quemirelos modelos que tengo en el stand principal, son trajes para caballero,  ¿busca algún estilo de traje en particular?  Tenemos la última líneade la nueva temporada. Son formidables.

 

MR. RAY

 ¿Vas a ir a sacar pepitas de oro acaso? Azul marino clásico; eso es todo, soy un hombre simple.

 

JIMMY

(sonriendo)

 Quise decir la bodega, es una larga historia. — Esode«Un hombre simple», me recordó: Lynyrd Skynyrd:

 

 

SIMPLE MAN

 

Mama told me when I was young

Come sit beside me, my only son

And listen closely to what I say.

And if you do this

It will help you some sunny day.

Take your time— Don't live too fast,

Troubles will come and they will pass.

Go find a woman and you'll find love,

And don't forget son,

There is someone up above.

 

 

 

 

MR. RAY

(sin mirar el gafete de identificación, pero con certeza)

 Te gusta la buena músicaJimmy, eso lo valoro.

 

JIMMY

La conozco por «Guitar Hero».

 

MR. RAY

 ¡Ah! ¡Tocas la guitarra!

 

JIMMY

¡No!,  bueno… sí. ¿No conoce «Guitar Hero: 360»?  ¿PlayStation?

 

MR. RAY

 Ve por los trajes Jimmy,  tustemas calibran ennivel bacteria.

 

JIMMY

 ¿A qué se refiere con eso de calibrar?

 

MR. RAY

 Todo a su momento Jimmy.

 

JIMMY

Justomañana,   hacemos el cambio del fin de temporadade los maniquíes en los aparadores, Mr. — Le comentoque toda la línea de Hugo Boss, es confeccionadaa manopor sastres exclusivos;   nada de diseño a granel, con costuras irregulares, chuecas, mal cortadas, o decoloraciones textiles pobres.  Hugo Boss, tiene plena supervisióny controlde calidad sobre cada prenda.

 

MR. RAY

 ¿Y cómo pueden controlar algo, si la vida es incontrolable?

 

JIMMY

(nerviosamente, mirando a Raymond, con ojos de entendimiento)

Es verdad; me refería a que somos los mejores haciendo trajes, yserá un placerayudarlo a escoger algo   para que se vaya contentode aquí. Tenemos que    elegiralgo que   vaya con su personalidad, tipo de piernas, espalda y cara. ¿Con quién tengo el gusto?

 

MR. RAY

(mirándolo como un cautín, atravesándolela retina)

Yocreía haber abandonadola  «personalidad»  en el otro cuerpo ¡Joder! Llámame Ray.

 

JIMMY

 Su personalidad,  huele a 10 km, Mr. Ray.

 

MR. RAY

No sé,  si decir gracias, o estar molesto. Hablemos como viejos amigos,  no hay nada másfastidioso e incómodo,  para mis oídosque lafalsa cortesía Jimmy,  así queno me hagas preguntas del clima, me alabes,  o me hagas conversaciónsobrepartidos   de fútbol, para buscar empatía conmigo.  Solo se tú mismo, Jimbo.  Eso es suficiente.  ¿No te molesta que te diga así, verdad?

 

JIMMY

 (sin percatarse que Raymond, ni siquieramiró su identificación con antelación para conocer su nombre)  Para nadaMr. Ray,  llámeme como le agrade.  Jimbo está cool.

 

 

MR. RAY

(con cara de pillo sarcástico)

 Entonces te diré nutria marina come almejas, o   ardilla voladora con pellejos en las axilas No tienes que aguantar eso por cien pavos, Jimbo.

 

JIMMY

(soltando una carcajadafamiliar que resuena en toda la tienda. Todos voltean a verlos)

 Mr. Ray,  usted es carismático, y tiene inteligencia social.  Créame no aceptaría nada que noquiera pordinero, aunque… a quién le dan pan, que no llore.

 

MR. RAY

 Una vez un gordo con verrugas en el cuello, de quien aprendí mucho me dijo:

 

 «Si tienes carisma,  puedes salir impune de cualquier cosa».

 

Tenía toda la razón.

 

JIMMY

Eso es cierto.

 

MR. RAY

Bueno Jimbo,   he visto vendedores bajarse los pantalones por una venta.  Solo dime Ray, nada deformalidades. Es hora de trabajar,  puesaunque el tiempo no exista, el cuerpo no sabe de ello, siempre pidiendo;  tengo hambre; quiero mear; quiero un cigarrillo;  quiero un culo gordo quefollar; quiero una chupada de unaputa Dominicana;  quiero dormir; quiero esa mansión; quiero abdominales;  quiero eseconvertible, etc.

Recuerda que:

 

«El“ego”   nos tiene atados a este mundoa través del placer Jimbo; valiéndosedel   cuerpo para ello; así, “placer y dolor” siempre van de la mano. Cada vez queeliges uno, eliges al otro también. ¿Qué es el deseo, sino el recuerdo del placer?»

 

JIMMY

¡Diablos! Vayamos por partes Mr. Ray.  Entonces, si por ejemplo, yo quiero un automóvil, ouna bella mujer, ¿también estoy comprando dolor al mismo tiempo?

 

MR. RAY

 Por supuesto.

 

JIMMY

¿Podría explicármelo mejor?

 

MR. RAY

 ¿Cuánto tiempo crees quetengas que esperar, para que vengaotro cliente ypongacien dólares en tú  bolsillo?

 

JIMMY

 ¡Ufffff!  Mucho tiempo, tal vez nunca vuelva a ocurrir.

 

MR. RAY

Saca elbillete de tu bolsa;  anda, nadie nos está viendo.

 

JIMMY

(desdoblando el billete tranquilamente)

A ver…

 

 

MR. RAY

¿Cómo te hace sentir ese símbolo?

 

JIMMY

 ¿A qué se refiere?

 

MR. RAY

Esa tira de papel moneda, es un símbolo en tu mente; ella leha otorgado   unsignificado de placer   al dinero, y lo ha asociado sin pedirte permiso,  con   clientes potenciales;   cada vez, que tu menteve un cuerpo entrar por esa puerta, vela oportunidad de revivirsensacionesplacenteras, a través del dinero. Como no siempre será así, tendrás dolor; si te resistesal dolor se transformaraen   sufrimiento. Pero si obtienesplacer del papel moneda por un nuevo dólar,  éstecambiará inmediatamente por dolor,  porque la vida es movimiento, y no puede disecarse.  Estás atrapado en una cárcel.

 

JIMMY

 ¡Diablos!

 

MR. RAY

 Bienvenido a la locura.

 

JIMMY

 ¡Joder!, no lo había visto así. Pero tiene razón, Mr. Ray. Entonces, ¿qué debo hacer? ¿Y eso aplica con lasmujeres igual?  Es decir, si veo una chica que me gusta ymetrata bien un día, peroluego es indiferente, ¿es el mismo fenómeno?

 

MR. RAY

Estás elevándote, Jimbo. Ahí donde nace un deseo, se cultiva el sufrimiento del anhelo.

 

MR. RAY

(contemplandosu cuerpo en el espejo,  mientras se prueba una camisa verde olivo,  con ojos alegres y cristalinos)

¿Nunca has   tenido el sentimientode que la persona que se encuentra ante elespejo no eres tú?

 

JIMMY

 Algunas veces, cuando retengo líquidos del fin de semanapor beber cerveza. 

 

MR. RAY

(soltando unarisa bestial)

Ja, ja, ja, ja, ja, ja. Eres un asno. Anda por el traje, Jimbo. ¿Sabes quién fueWilt Chamberlain?

 

JIMMY

 No tengo la menor idea, Mr. Ray. ¿Qué debo hacer con eso del dolor y el deseo?

 

MR. RAY

(ignorando su pregunta)

 Chamberlain,  fue el primer jugador enla  «NBA», en anotar 100 puntos en un partido.

 

JIMMY

 ¡Fuck! Vaya locura, usted entenderá quesoy de otrageneración.

 

MR. RAY

 Claro;  «Stupid Generation».

JIMMY

 Me cuesta aceptarlo, pero tiene razón.  No obstante tenemos; Netflix; Whatsapp; Facebook; YouTube; Instagram;  Tinder, etc.  ¿Cuántos años tiene usted, Mr. Ray?

 

MR. RAY

(soltando una carcajada)

¡Pura basura!, ¿acaso bajó elnivel de inteligencia cuando yo no estaba?, ¿cuántoscrees   que tengo, Jimbo?

 

JIMMY

Parece de unos 33 años.

 

MR. RAY

(con seriedad)

 Tengo 10.

 

JIMMY

Estoy hablando en serio.

 

MR. RAY

 Yo también. Bueno,  según el carnet de conducir,  que apareció esta mañana enmi billetera tengo 42.

 

JIMMY

Le digo, que usted es cómico. ¡Imposible! Déjeme ver eso.

 

MR. RAY

Jimbo, ve por mi traje,  después tenemos cosas que hacer. Miras muchas mierda tecnológica, y no laburas lo suficiente.

 

JIMMY

  ¿A qué se refiere? Mr. Ray, permítame ofrecerle un café  americano o turco mientrasespera. Así su hostigoso cuerpotendrá una necesidad menos que satisfacer, ja, ja, ja. Ahora mismo voy a «La Mina», y la chica   de la cajale traerá su café.

 

MR. RAY

Ambrosia griega, genial. Amo el jodido café.  es unabebidade dioses, Jimbo… tan fiel como la pizza, pero más sexual y potente;  «Delicioso frío y delicioso caliente»,  como los labios carnososy las piernaslargas de una bella mujer; puedes besarlos   en mediodelfuego de un lanzallamas, o   a50°  grados bajo cero en la vieja Siberia.

 

JIMMY

Extraordinaria analogía. Usted lee mucho, ¿no es así? Es raro encontrar gente como usted po aquí, la mayoría de mis clientes, y no es que hable mal de ellos, pero son indios Chamula con billetes.

 

MR. RAY

Recuerda que si juzgas, serás juzgado.  Eso déjamelo a mí que soy un vago, Jimbo. Creoquelos cócteles convodka ogin,  yelalcohol en general,   están sobrevalorados; sin embargo,   elcafé,  está infravalorado. Los chicos de ahora tienen el sistema nervioso muy dañado;  el cortisol; el estrés; la mala alimentación,  y poco sexo de calidad. Saben más, de webs porno, que departes erógenasde la mujer para dar placer,  confunden el clítoris con el esfínter urinario:

 

 «Todos quieren ser exitosos, y no saben ni quiénes son.»

 

 

JIMMY

 ¿Y quiénes somos, Mr. Ray?

 

MR. RAY

Es más fácil comenzar con: ¿qué no eres?—

 

JIMMY

(caminando con la cara llena de alegría y regresando)

Voy a por los trajes. ¡Pero su café! ¡Es verdad! Parece que no quiere queme vaya.

 

MR. RAY

La primera decisión que debes elegir, es no elegir nada.

 

JIMMY

No comprendí eso, pero ahora me lo explica,  yo soy más de té  verde, o té de limón,  pero me gusta el café  en ciertos momentos.

 

MR. RAY

(con rostro de seriedad, recargándose en una silla como un puto tanque de seguridad)  Hay dos clases depersonas, que toman té verde, Jimbo; losmaricones de mierda que les gustaque les den por el culoy hacen Yoga,  ylo sabios grosos. ¿A qué categoría perteneces?

 

JIMMY

(riendo como puta cabra)

Creo que serán dos cafés, en lugar de uno.

 

MR. RAY

 

JIMMY

¿Pero,  no hay matices, Mr. Ray?

 

MR. RAY

 (soltando una carcajada que hace eco en los probadores de la tienda;  la luzblanca, y altaasoma un par deantebrazos hinchados por venasgruesas,  comoserpientes vigorosas devoradoras de Viagra)

Ve a por lostrajes, chaval. ¡Te estoy jodiendo nada más! Ja, ja, ja, ja.

Espera, un minuto nada más. aprovechando que el universo no quiere quete largues a cavar a la mina.

El nombre deJimmy,   tiene una connotación especial; siendoniño;  bueno, aún soy niño,  mi abuelo me relató una historia sobre un famosohéroe, del norte de Alemania, que conoció durante su infancia mucho antes de la invasión aPolonia, y Hitler,  comenzara el desmembramiento judío industrial; su nombre era: Jimmy,  él se inmortalizó porrescatara toda una familiadel fuego en una fábrica,  por una falla en la caldera. Lafamilia vivía en lo más alto, porqueel padre,  era el único lugar que podía alquilar. La explosión de la caldera, fue de tal magnitud que destruyó la escalera principal y ellosquedaron atrapados.  Nadie sabe cómo Jimmy, subió cincopisos con eledificio en llamas, con eltobillo roto. Pero logró  sacar al padre, la madre y a un bebé de tres años. Tal hazaña, era relatadatodo el tiempo en la aldea. Mi abuelo me cautivaba    contándomeesa historia antes de dormir:

 

«…Imagina, como Jimmy, tuvo que trascendersu propio dolor, para salvar a la familia, separándose del cuerpo; esa gente es la que más admiro, Ray, la que a través del dolor, logratrascender su propia naturaleza humana, y realizarse como personas…»

 

 

  Según las historia de mi abuelo,  Jimmy,  tenía decenas de mujeres, pues era un tío que no le importaba lo que pensaran los demás; élvivía su propia realidad.  Creo que se follo hastasus primas que estaban buenas. Un auténticohijo de puta;  uno de esos   tíos duros, que saben lo que quieren, y van a por ello sin medias tintas; la clase de hombre que no tiene miedo de que le amputen un brazo o una pierna, con tal de seguir avanzando.

 

 Recuerdo que una de las cosas quemi abuelo, aprendió de Jimmy fue:

 

«…Ser vulnerable con las mujeres no te hace débil,  te hace atractivo.  Todo radica en la honestidad; solo los débiles les pegan a las mujeres, los fuertes jamás lo hacen, por eso son fuertes verdaderamente; en eso radica su poder, ellos les “pegan” con honestidad, confianza y respeto…»

 

JIMMY

Voy a anotar eso, ¡es bestial! — Justo ahora,  estoy leyendoun libro sobreseducción…  qué casualidad.

 

MR. RAY

 No hay casualidades, Jimbo; la vida no es un juego de dados, las cosas no pasan de forma azarosa, todo lleva un sentido más profundo.

 

JIMMY

 ¿Y en qué termina la historia de mi tocayo, Mr. Ray?

 

MR. RAY

 Jimmy, desapareció del pueblo, con una pelirroja que parecía un conejo blanco como la nieve del Himalaya; cara pecosa,  nariz afilada,  brazos delgados y largos, confacciones finas, llamada Pam,  hija de unpastor jesuita muy reconocido, llamadoThomas. EvidentementeThomas, odiaba a Jimmy, por su rebeldía y liberalismocontestatario.

Mi abuelo, creía que Jimmy,  había huido con la pelirrojaen su pequeñoaeroplano, con el que fertilizaba y regabalas cosechas yhortalizas del pueblo alemán, pues sabía lo que se avecinaba en Alemania. Jimmy,  era unpiloto temerario, poco prevenido, eimpulsivo. actuaba más pornaturaleza animal,  que por su razón.

La mayoría de las personas,  pensaban que Jimmy,  se habíamatado en el avión, aunquese crearon diversas hipótesis al respecto; algunoscreían, que se volvió un capitán de las fuerzas oscuras de Hitler;  otros, quehabía huido aCuba; otros, que se hizo cantante derock en San Francisco. Nadie supo la verdad.

Los niños amaban aJimmy, les encantaban sus fábulas y relatosde Américacuando lo seguían por el bosque para cazar liebres yserpientes. Jimmy, fue quienle enseñó ami abuelo, a capturar diversos tipos de víborasvenenosas y hacer trampas paraanimales feroces;  en una ocasión, mi abuelolepreguntó a Jimmy:

 

Jeremiah: —  ¿Cómopuedo ser tan poderoso como tú?

 

Jimmy*: —  Mira a las personas a los ojos y diles lo que piensas realmente de ellos, inclusive si eso les causa dolor.

 

MR. RAY

 Estofulmino a mi abuelo,  y lomarcó para siempre. Sin lugar a dudas, Jimmy, simpatizabacon el idea de Rousseau:

 

«Donde la única costumbre que hay que enseñarles a los niños, esno se someterlosa ninguna.»

 

 

  Curiosamente,  le llamaban «Jimbo»; «Ji» de Jimmy y «Bo» de bomba.  Ahí tienes el relato deJimbo.

 

JIMMY

¡Guauuuu! Es una gran historia, ¡qué alucinante!,  ¿y ustedcree que él sacó a toda la familiade la casa? ¿Él solo? ¿O  fue inventadopor la gente?

 

MR. RAY

Lo que yo creano nos dirá la verdad.

 

JIMMY

Tiene razón…


¿Quieres leer los diez primeros capítulos de forma completamente gratuita?

Haz click

AQUÍ

LA MINA O (HAY LEYES QUE NO SON LAS LEYES DE LA LÓGICA) CAP. 4-10