ADRIÁN H. TE EXPLICA CÓMO PROYECTAR UNA BUENA VOZ

—¡Adrián! ¡Ya tengo su número!

—¡Tantas veces he escuchado eso! ¡A no ser que sepas qué hacer a continuación no distorsiones mi paz!

—Pero, Adrián, ¿no es acaso la tarea del alumno preguntar al maestro?

Adrián H., oscureciendo la mirada entró en un trance meditativo mientras «el chaval», en una centésima de segundo, tragaba saliva demostrando su inseguridad frente al maestro. Entonces abrió la blancura omnisciente de sus ojos y las palabras del maestro formaron olas creadas sobre la superficie de una mente clara por obra de la sabiduría divina que actuaba como viento propulsor.         

 —Bueno. Ahora la llamas por teléfono para diferenciarte de las hordas de chicos que ella tiene en su whatsapp.

—Pero…

—Cuando quieres escuchar no escuchas y a veces me escuchas sin querer. Escucha el silencio que reúno en estas palabras, chaval:

Está claro que si has llegado a tener el número de teléfono de una chica es de valía expresarte de una forma correcta para así poder llegar a tu objetivo independientemente de cuál sea este. Tener un buen manejo del texto y una buena voz al momento de hablar con ella es importante.

—Recuerda estos cuatro factores clave:

1) Energía;

¿cómo está mi nivel de energía?

si es inferior a 8, en una escala del 1 al 10, tienes que mover tu cuerpo, saltar, o hacer un sonido “ohm” desde adentro para «reactivar» tu cuerpo.

2) Estrés;

 «mientras más estresado uno está menos energía tiene a su disposición»; revisa la tensión en tus hombres y en tus músculos maseteros (mandibulares), si hay tensión libérala: mueve los hombres en círculos, masajea los músculos mandibulares hasta que la tensión haya disminuido.

3) Preparación;

haz como si estuvieses hablando con ella sin haberla llamado aún, así le enseñarás a tu cerebro que «está bien» hablar con ella, por lo que la tensión desaparecerá y fluirás más al saber que nada malo va a suceder.

4) Pronunciación;

asegúrate de P-R-O-N-U-N-C-I-A-R bien; puedes ejercitarte previamente pronunciando lentamente y abriendo exageradamente la boca al leer las palabras de un texto; después de unos minutos haciendo esto notarás que te es más fácil pronunciar claramente las palabras.

 

—Adrián, no creo que esto sea importante.

Los cuatro factores anteriores determinan de cierta manera tu perfil, el trato con las personas y tu energía: «Cómo hablas, habla mucho de ti»; la comunicación efectiva (o inefectiva) clasifica a la persona en grado de importancia en la escala social.
Es evidente que una buena expresión ayuda a crear una gran conexión. La comunicación nunca debe suponer un sobre esfuerzo, por el contrario, esto debe ser divertido para ti, y cuando lo sea, ella sentirá que se está divirtiendo contigo.



—«Pero, Adrián, no sé de qué tema hablar.»

En la mayoría de los casos no es importante el tema, pero de preferencia, elige un tema que te apasione y habla de él con esa misma pasión, esto creará un vínculo emocional y podrás empezar a escalar emocionalmente.


EJERCICIO PRÁCTICO:

grábate a ti mismo, escucha tu voz y siente si es o no agradable; si es muy baja o si hablas muy lento o muy despacio.

No es necesario que fuerces el aire para hablar más fuerte, eso hará que suenes falso y forzado. Recuerda respirar desde el diafragma, la mayoría de la gente respira mal, aprende cómo hacerlo con este tutorial: https://www.youtube.com/watch?v=0oLgdRq3hho

Lo más importante:

Tu voz es el reflejo de tu interior.

En medida que trabajes en tu persona, que inviertas en tu corazón, en tu seguridad, en tu intención, decisión, humildad; tu voz se conectará con ello
y la fuente de donde vendrá será honesta y verdadera, la fuente será lo mismo que genere atracción por que vendrá de tu ser y de tu fuerza de polaridad masculina y esta energía poderosa será tu arma en el proceso de cortejo. En caso contrario será un hoyo que creará división y falsedad.

—¿Ahora entiendes por qué es importante? ¡Ahora come de ese plato! ¡Que alguien le saque provecho, chaval!

—Sí— dijo el chico. Preso en su hambre fisiológica y mental empezó a devorar su desayuno: huevos revueltos, tocino, jengibre crudo y pimientos picantes enteros para potenciar su nivel de testosterona basal.

Adrián H.

Ciudad de México